ENDERS Y LA POLIO

1 noviembre 2020

Hasta el año 1949, los virólogos reproducían los presuntos virus-proteína poniendo un fragmento de material descompuesto proveniente de un “tejido infectado” por el virus

sobre una lámina de tejido “sano” del mismo tipo. La propagación de la descomposición, que era visible y pasaba del tejido “enfermo” al “sano”, se interpretó erróneamente como la multiplicación y propagación del virus, del veneno patógeno. Las pruebas de control, llevadas a cabo en 1951 por primera vez por los virólogos de entonces, constataron que se trataban de procesos de descomposición normales y no de un virus presente únicamente en tejidos “enfermos”

VER DOCUMENTO

Artículos relacionados

Otras noticias

[fusion_global id="2245"]